Compañerismo con Dios

diciembre 6, 2006 at 9:38 pm 9 comentarios

¿Alguna vez te han preguntado cómo está tu relación o comunión con Dios? ¿Cuál ha sido tu respuesta? Posiblemente has dicho que está muy bien, o si es que te has recordado de algún pecado inconfeso dices: regular, o no muy bien, o mala. Sin embargo ¿te has puesto a pensar qué significa tener una comunión con Dios? Tal vez la respuesta a esta pregunta te parezca sencilla: Estar bien con él, orar todos los días, leer su palabra, etc. pero siendo sinceros (y no es que quiera menospreciar todo lo descrito anteriormente, al contrario esto es muy importante) ¿muchas veces no te ha pasado que no tienes ganas de hacer nada de esto, miras a Dios como que muy lejano, no mucho te llama la atención orar ese día, te da hueva leer su palabra, pasar un tiempo en su presencia? O tal vez ¿estás tan ocupado con tus quehaceres diarios y no te tomas el tiempo de hacerlo? Pues para serte sincero a mí me ha pasado, y curiosamente, si en esos momentos me hacen la pregunta ¿Cómo está tu comunión con Dios? Mi respuesta inmediata, tanto en mi corazón como en mi boca, es: “Muy bien”, pero ¿realmente está bien?

Veamos lo que significa la palabra comunión: “Trato familiar, comunicación de unas personas con otras.” Entonces, si yo no tengo ganas y/o tiempo de orar, de estar con Dios, de leer la Biblia, ¿Qué tanto me estoy comunicando realmente con Él? Y es que la verdad, mi comunión con Dios nace en la intencionalidad de mi corazón.

La Palabra dice que lo que hay en el corazón del hombre, eso es él; es claro que Dios no espera que cumplamos con meros ritos diarios, el va más allá, ve nuestro corazón. Por ejemplo, muchas personas han hecho la oración para recibir a Cristo en su corazón sin entender lo que realmente están haciendo, lo han hecho porque se siente presionados por algún amigo, porque piensan que de esa manera obtendrán algún beneficio de Dios, porque suena bien, porque no tienen nada que perder, pero no por amor a Dios, ni con la intención de que el sea el Señor de sus vidas; realmente no hicieron nada, no pasó nada en sus vidas, porque Dios pesa los corazones, no se trata de un rito de oración solamente.

Igual es nuestra comunión con Él, si hacemos de ella un rito diario, nos estancaremos, realmente no estamos comunicándonos con Él. Recuerdo que siendo un niño, a los ocho años, el Director de mi colegio, que era cristiano, enfatizaba todos los días, en la lectura de la Biblia, pues motivado por sus palabras un día le dije al Señor en una oración que todos los días iba a leer un capítulo de la Biblia, y que si no cumplía, entonces cuando muriera me mandara derechito al infierno. ¡Imagínate eso! Un niño de ocho años diciendo semejante barbaridad. Pues bien, todos los días antes de dormirme, leía mi Biblia, pensando que estaba agradando a Dios; pero la verdad es que me parecía completamente aburrida, habían días que me tocaba leer una genealogía, casi me dormía mientras leía, pero no lo hacía, porque sino pasaría en el infierno para siempre, según yo, claro. ¿Se imaginan lo larga que sentí la noche que me tocó leer el Salmo 119 (curiosamente llegué hasta el inicio de Isaías)? Me tardé una eternidad, bueno, así me pareció, la verdad es que no entendí ni jota de lo que leí, pero me sentía tranquilo de cumplirle mi promesa a Dios. Pues una noche me desperté agitado, asustado, ¡Había olvidado leer la Biblia esa noche antes de acostarme! ¡Me iría derechito al infierno!, casi no pude dormir esa noche, desde entonces viví con miedo de Dios hasta el día que conocí a Cristo.

Creo que aunque el ejemplo es un poco exagerado con respecto al tema que estoy tratando, pinta muy bien el hecho de que puedo hacer las cosas que comúnmente hago para estar en comunión con Él, sin embargo no hablarle, no dialogar con Él.

Supongamos que te visita en tu casa un amigo, tú realmente no tienes ganas de hablar con él, pero él intenta iniciar una conversación contigo y empieza a comentarte ciertas cosas, tu respondes con otras, pero al rato te das cuenta que aunque están hablando, no se están comunicando, no pasan de puras frivolidades y temas absurdos o irrelevantes para los dos.

Pues cuando hablamos con Dios, muchas veces pasa lo mismo, porque lo hacemos por compromiso, porque hay que hacerlo, porque no quiero acostarme con el sentimiento de culpa por no haber orado. No te estoy diciendo que hacerlo sea malo, ni que lo mejor es que no ores, por su puesto que no; lo que digo es que para que valga la pena, para que realmente sea comunión con Él, primero debes cambiar tu intención, tu motivo para hablar con Él.

¿Cambiar tu motivo? Claro, esa es una decisión que tú tomas, tú decides sobre lo que te interesa y no, a veces uno piensa, lo intento pero no puedo, sin embargo eso no es cierto, yo decido cuál va a ser mi actitud hacia alguna circunstancia o persona, no es algo incontrolable en mi vida, yo tengo ese libre albedrío.

No por gusto Jesús dijo: “Bienaventurado el hombre que tiene hambre y sed de justicia, porque él será saciado.” La intención correcta es tener hambre y sed de justicia, hambre y sed Dios, conocerle más, conocerle mejor, esa hambre de que el nos hable, de poder contarle nuestras situaciones, de un consejo suyo, de su opinión, de su voluntad con respecto a mi vida, de lo que espera de mí, de lo que está dispuesto a compartir conmigo, de su revelación a través de su palabra, de conocer cómo es Él, su forma de ser. Resumiendo, es necesario anhelar estar con Él, ver su rostro, estar enamorado de Él. Es claro que esto no depende de nuestras emociones o circunstancias, depende de nuestras decisiones con respecto al lugar que Él ocupa en nuestras vidas.

Te invito a que la próxima vez que te comuniques con Dios, prepares tu corazón y te preguntes cuál es tu motivo, por qué lo haces y, cambies tu manera de pensar, lo hagas porque quieres ver su rostro, que anheles realmente pasar un tiempo con Él.

About these ads

Entry filed under: Vida con Dios. Tags: .

¿Sabemos orar? Como que estamos un poco alrevesados

9 comentarios Add your own

  • 1. Flor de Maria  |  diciembre 6, 2006 en 9:47 pm

    el articulo me parece bien constructivo y muy cierto . Felicitaciones y a seguir adelante. DIOS LES BENDIGA

  • 2. Oliver  |  diciembre 7, 2006 en 3:26 pm

    Que buena onda, te quedo bien chilero el blog segui adelante

  • 3. Priscila  |  diciembre 11, 2006 en 11:04 pm

    Muy interesante… sabes este mensaje inspira a Conocer más a fondo a Dios y disfrutar de esa relación… que él siga siendo tu inspiración…

  • 4. patricia  |  abril 26, 2007 en 6:03 pm

    te felicito porque has descrito perfectamente que es un verdadero encuentro con Dios. Bendiciones y abrazos.

  • 5. veronica  |  septiembre 12, 2007 en 3:54 pm

    Gracias por haber escrito estas palabras, no pense encontrar algo asi en internet, me ha sido de mucha ayuda una vez mas gracias

  • 6. Pathy  |  enero 20, 2009 en 12:04 pm

    Hola me gustó muchó tu blog, comprato muchas cosas contigo y en especial la forma de como presentarnos delante de Dios, lo tomaré muy en cuenta de ahora en adelante y deseo que Dios te siga usando, Gracias por publicar esto en Internet.

  • 7. metal en cristo  |  abril 18, 2009 en 11:42 pm

    HOLA SOY UNA PERSONA QUE ME ESTOY RECONCILIANDO CON JESUS Y CRREME QUE PARA MI A SIDO MUY DIFICIL SOPORTAR TODO TIPOS DE TENTACIONES QUE SE ME PRESENTA PERO DIOS NO ME VA A PONER UNA CARGA QUE NO PUEDA SOPORTAR Y ESTAR EN COMUNION CON DIOS ME VA A SERVIR DE MUCHO POR QUE EN EL ESTAN LAS RESPUESTAS QUE HAY EN MI CORAZON Y ORAR Y ESTAR EN COMUNION CON EL ES EL SIGINIFICADO DE MUCHAS COSAS…. ME SIRVIO DE MUCHO LO QUE COLOCASTES QUE DIOS TE BENDIGA GRACIAS…..HERMANO

  • 8. yei  |  octubre 7, 2009 en 12:27 pm

    realmente me sirvio para darme cuenta que mi relacion con mi DIOS no estaba muy bn.
    yo tengo una muy buena relacion con el, si no que estaba muy peresoso y me habia apartado de su precencia. Pero mI DIOS permitio esto para que yo me de cuenta que sin el no soy nada y que el es el unico me puede ayudar y el es el unico que me puede levantar cuando caigo.
    muchas gracias MI DIOS TE BENDIGA

  • 9. laura  |  julio 21, 2010 en 10:36 pm

    Hola el señor t bendiga sobremanera es gran bendicion y victoria este art ya hay algunos crsitianos q cuando pasa mucho tiempo en el evangelio pierden el sentido de la oracion y lo vuelven rutina.. pero la oracion debe ser algo expontaneo… debe ser porque estas enamorado de Dios y busca cada dia a tu amado en cada momento… Dios enamore nuestros corazones cada dia mas de el.. amen…Dios te continue bendiciendo… tu hermana en Cristo laura

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


diciembre 2006
D L M X J V S
    ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Encuesta del Mes

No. de Visitas

  • 113,265

Enlaces Gráficos

Planeta de Blogs Cristianos Unión de Bloggers Hispanos blogs juegos y viajes directorio de weblogs. bitadir Blogarama - The Blog Directory la blogoteca directorio de páginas Web Religion Blogs - BlogCatalog Blog Directory Bitacoras.com BlogsVip.com - Ranking de Blogs - Los Mejores Blogs Blogs de Guatemala ”nomurmurar”

Blog Creado en:


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: